Quiero aprender a decir No


wpid-fotor_142707546450633.jpg

Por que en ocasiones, no atrevernos a decir No, supone sentirnos a disgusto, criticarnos y castigarnos, vamos a ver unas pautas para aprender y poner en práctica este derecho asertivo.

Lo primero es observar en que situaciones decimos que No y cómo nos enfrentamos a ellas. Si sólo decimos que No cuando la persona demandante es muy insistente, cuando no aguantamos la presión, estamos cansados o enfadados, es muy probable que expresemos nuestro No de forma brusca, en lugar de comunicarnos asertivamente.

Decir que No, es una forma de expresar lo que queremos, lo que sentimos. Es por tanto nuestra opinión la que estamos defendiendo.

Si nos proponen algo y accedemos, con el objetivo de que la otra persona no se enfade, que la relación no se vea afectada o evitar conflictos, realmente lo que sentiremos será resentimiento y no estaremos disfrutando aquello que hemos decidido hacer.

Es verdad que esta dificultad, tiene unos beneficios secundarios como son no posicionarnos y no tomar nuestras propias decisiones, siendo más fácil recurrir a la queja y al desahogo.

Si este no es nuestro caso y nuestro objetivo es enfrentar aquellas propuestas que no queremos, será útil tener en cuenta las siguientes pautas.

Antes, será bueno recordar que como toda habilidad, es necesario practicar. Que no siempre vamos a tener un resultado positivo, ni van a funcionar de la misma forma los recursos con todas las personas. Establecer cuales son mis objetivos y a quien voy a dirigir esta técnica, nos ayudará a obtener los resultados deseados.

Componentes verbales

speech-bubble-145974_640Invitar al interlocutor a sentarse para que reciba el No con más tranquilidad. Esto favorece el control de la situación y la relajación de los músculos.

Usar el nombre de la persona como medio para captar su atención.

Escuchar activamente hasta que terminen de formular la petición, sin interrumpir. No tenemos prisa en decir que No y podremos utilizar información que nos dan para contestar, ofrecer alternativas, aprender, etc.

Decir No suavemente, usando el nombre y con una breve introducción (”Lo siento, la verdad es que…”) en la que, de forma concreta, la otra persona escuche el “no puedo, no quiero, no me apetece…”.

Evitaremos decir No pasivamente “..bueno, no sé, es que yo…” ya que no explica nuestra postura, genera dudas y alienta al otro a insistir.

Si valoramos explicar el por qué de nuestra postura, utilizaremos, si tenemos varias, la razón más suave. Guardaremos las más convincentes por si las necesitamos más adelante. Es recomendable usar excusas reales.

Si nuestro interlocutor se muestra insistente, nos ayudará empatizar con él, tratando de entender por qué insiste, haciéndoselo saber, teniendo presente que entender al otro no es darle la razón.

“Entiendo tu situación Jorge, y que necesitas que te haga este favor, pero…”

Utilizar la técnica del disco rayado, repitiendo, desde la tranquilidad, el mismo mensaje una y otra vez.

Dar razones relacionadas con sentimientos. Si hemos expuesto nuestras razones y no resultan suficientes, podemos utilizar las relacionadas con nuestros sentimientos:

“Realmente, Laura, esta tarde no me apetece salir”.

Si no queremos dar un No tajante, porque valoramos otras opciones, podemos plantear alternativas, siempre teniendo la seguridad de que puedan cumplirse. En ocasiones, la propia persona nos da pistas sobre esas alternativas. Aquí será importante la escucha activa.

Si en el momento en el que nos hacen la propuesta no estamos seguros o sentimos que los recursos no funcionan, retrasar la respuesta es una buena opción.

“Permíteme pensarlo detenidamente Elena. Teniendo en cuenta lo que hemos hablado, en cuanto me haya decidido me pondré en contacto contigo”.

Si llegamos a un acuerdo, es importante recompensar la actitud del otro.

“Me alegro de que me hayas entendido César”

Componentes no verbales

handshake-651818_640Orientar la cabeza hacia la persona, sin negar con ella mientras nos exponen la petición, ya que indica que no estamos escuchando.

Es positivo que el contacto visual sea continuo. Mirar a otro lado puede dar información negativa para nosotros.

Tener un gesto serio pero no agresivo. Usar la sonrisa cuando veamos que entienden nuestra postura.

La postura del cuerpo debe ser relajada, manteniéndonos a una distancia media, realizando gestos que ayuden al acercamiento.

Componentes paraverbales

speaker-305553_640

Nos ayudará que nuestro volumen de voz sea medio, para poder subirlo si es necesario.

Y que la velocidad de nuestro habla sea adecuada para evitar cansancio, tensión y que nuestro mensaje llegue claro.

Para finalizar, recordar los beneficios que supone decir No:

  1. Seremos capaces de controlar nuestras interacciones. No sólo aprenderemos a decir que No, si no que las personas de nuestro entorno entenderán que hay aspectos que no aceptamos, que tenemos y ejercemos el derecho a negarnos, que a veces es necesario decir No, y que una conducta insistente no suele ser eficaz.
  2. Del mismo modo, nos ayuda a aceptar la negativa de los demás, ya que empatizamos con su punto de vista. Ya no valoraremos el No como una forma intencionada de molestar, si no como un derecho que se ejerce, como una elección.
  3. Decir que No nos ayuda también a no sentirnos utilizados, a sentirnos bien, porque hacemos aquello que deseamos, sin obligaciones. Nos ayuda a querernos más.

Recuerda: Tienes derecho a decir no y a decidir si quieres atender las expectativas/necesidades de otras personas o si te comportas siguiendo tus propios intereses.

One thought on “Quiero aprender a decir No

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s