Cómo comunicarme eficazmente con mi hijo/a adolescente


minions-363019_1280Muy frecuentes son las conversaciones entre padres e hijos en las que no existe una escucha activa, la dinámica se llena de reproches y respuestas defensivas, y ninguna de las dos partes consigue un beneficio de ese encuentro dialéctico.

Que los hijos reaccionen mal a nuestras preguntas, no quiere decir que no deseen comunicarse con nosotros y compartir sus preocupaciones. Si nuestras conversaciones no suelen ser satisfactorias, disminuirán las ganas de poner en común situaciones, siendo posible que se instalen ideas en el adolescente del tipo “Para qué voy a hablar si no me escuchan” o “Sólo me dicen lo que tengo que hacer”.

Para evitar esta dinámica negativa, a continuación veremos una serie de pautas que garantizarán un mayor entendimiento a la hora de hablarnos y por tanto, una mejora en la comunicación familiar.

Dar mensajes claros.  Dar mensajes claros ayuda a crear una base de confianza, fomenta el buen comportamiento y ayuda a bajar los niveles de estrés en una familia.  Salvo que  las circunstancias cambien, evitaremos, con el objetivo de ser coherentes, consentir un comportamiento un día, y prohibirlo al día siguiente.

Aprender a escuchar y responder con respuestas que animen a la comunicación y eviten que tu hijo/a salga de la situación bruscamente (dando portazos, dejándonos con la palabra en la boca, gritando). Emplear un tono positivo y utilizar lenguaje corporal afirmativo mientras hablas será muy útil.

Trata a tu hijo/a adolescente con el mismo grado de respeto con el que esperas que te trate a ti. No le insultes nunca, no le ridiculices tampoco. Los padres son modelo de comportamiento. Si insultas, le estarás dándo permiso a tu hijo/a para que haga lo mismo.

Da mensajes afirmativos. Cada vez que se presente la ocasión, recuerdale que le quieres. Aprovecha cada situación para reforzar y reconocer su comportamiento y valía. Cuando se ha arreglado, dile que está muy guapo/a. Cuando ordene su habitación sin que se lo hayas pedido, coméntaselo de tal forma que se sienta orgulloso.

No pierdas el genio y no grites. Si empiezas a gritar, la capacidad receptiva de tu hijo/a bajará a cero. Hay momentos en los que todo adolescente cree que sus padres no le comprenden, que le hacen la vida imposible. Cuando gritamos por frustración o rabia, sólo conseguimos alejarles más. Si crees que vas a perder los papeles, suspende la conversación para retomarla en un momento en el que has logrado sobreponerte.

Ser preciso y dar detalles sobre lo que esperas de tu hijo/a. Puedes escribir un planning y pegarlo en un lugar común, accesible, como recordatorio. Siempre es bueno escribir sobre el papel reglas y acuerdos importantes. Así ambas partes pueden consultarlo cuando surja una confusión sobre una norma específica.

No ningunear nunca a tu hijo cuando estás enfadado o triste. Si algo que hace o dice te enfada o entristece de sobremanera, dile que no estás en condiciones de seguir una conversación antes de alejarte. Ignorarle o dejar de hablarle y seguir normal con otros miembros de la familia, sólo conseguirá distanciarle cada vez más.

Evitar decir frases como “Porque lo digo yo”. Explica tus razones de forma tranquila a tu hijo/a. Los adolescentes saben que la última palabra la tendrán sus padres, pero es importante que sepan las razones de nuestras decisiones.

Implicarle en una conversación, no entres en un monólogo. Termina tus frases con otra que invite a la comunicación:

¿Qué piensas tú?
Parece muy importante para ti, intenta explicarme por qué
Buena pregunta, intentaré contestar
Me interesa mucho conocer tu opinión
¿Comprendes lo que te intento explicar?
¿Quieres hablar?

Lograr una coherencia entre lo que predicas y lo que practicas. Es importante dar ejemplo para tener credibilidad.

Evitar frases negativas que logran todo lo contrario de lo que queremos conseguir, como por ejemplo:

Si vuelves a decir eso te….
Me trae sin cuidado qué hacen tus amigos
No vengas llorando a mí si te sale mal
No te creo
No comprendes nada
Pregúntaselo a tu madre/padre

Escuchar con atención a tu hijo/a cuando te habla. No hagas otra actividad mientras, y si estás haciendo algo cuando empiece, para. Mira a tu adolescente, escucha y ofrece un comentario cuando termine.

Organizar actividades conjuntas, a veces con toda la familia, a veces solos. Excursiones, comidas, una cena fuera, vacaciones…. Si tu adolescente no quiere pasar todas las vacaciones con la familia, intenta buscar una solución y ayúdale a encontrar la manera de pasar tiempo con sus amigos también.

One thought on “Cómo comunicarme eficazmente con mi hijo/a adolescente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s