Modelos de pareja: La media naranja


Paseochopos

En nuestra cultura tenemos diferentes hipótesis sobre cómo se relacionan las parejas. Nos planteamos cómo deberían ser estas relaciones, que limites existen o que ayuda a mantener el vinculo afectivo.

Existen diferentes modelos que nos ayudan a definir y diferenciar los tipos de relaciones de pareja, en las cuales, existen siempre dos tipos de limites.
Los limites internos, llamados intradiadicos, son aquellos que separan entre sí a los miembros de la pareja  y los limites extradiadicos, que son los que diferencian a una pareja del resto de personas.

En cada modelo expuesto, veremos cómo estos limites irán cambiando. Vamos a empezar conociendo las características del modelo de “la media naranja”

Modelo de la Media Naranja

Este modelo se basa en la idea de que las dos personas que conforman la pareja son dos mitades de una misma unidad. Las dos personas son totalmente iguales y uniéndose darán lugar a un todo completo y perfecto.

Durante la fase de enamoramiento, veremos al otro como perfecto, encajando con nuestra parte, sintiendo que hemos encontrado aquella persona que siempre habíamos buscado. El otro, por tanto, representa la parte que nos falta para ser completamente felices y estar completos.

En la primera fase del enamoramiento, sentiremos que el otro tiene todo lo que nos gusta, cubre todas nuestras expectativas. Pero a medida que el estado de enamoramiento va desapareciendo, se empieza a ver al otro como una persona diferente a la que creíamos conocer. Empezaremos a ver características que antes no percibíamos y es entonces cuando nos daremos cuenta de que ese estado de fusión ya no existe.

Puede ocurrir, entonces, que la nueva imagen de la persona amada nos siga gustando, le amemos como es, con sus defectos y virtudes, parecidos y diferentes a los nuestros. O puede ocurrir que, llevados por la expectativa de la pareja ideal, se empiece a buscar esa parte igual a uno mismo que nos garantice la felicidad.

Esta creencia favorece que cuando aparezca un conflicto, surjan las dudas sobre la existencia o inexistencia de amor en la pareja y la necesidad de cambio, para volver a ser el uno para el otro.

Esta expectativa puede crear muchos y diversos conflictos en las parejas ya que, al esperar que el otro responda igual que uno mismo, como señal de amor, será muy frustrante cuando no ocurra así. Si no se encuentra solución a ese desajuste, la relación se verá deteriorada, probablemente rompiéndose, con el objetivo de encontrar de nuevo “mi media naranja”.

En estas parejas, los limites extradiádicos están muy marcados, mientras que los limites internos son muy difusos. Representando en un gráfico como serían estas parejas, obtendríamos la siguiente imagen:

Image1

Dadas las características del modelo de la media naranja, se puede decir que es un modelo que se encuentra lejos de ser un modelo deseable para establecer una relación diádica estable y satisfactoria.

 Texto adaptado de “Terapia de pareja y recursos terapéuticos” (Sexpol)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s