Cuidar de uno mismo


El rabino Medir Cogen había dedicado toda su vida a estudiar las Escrituras. Era una autoridad apreciada en todo el mundo y sus sermones se publicaban en muchos idiomas, especialmente los dedicados al pecado de hablar mal de los demás.

En una ocasión, se hallaba en un tren de vuelta a casa y conoció a otro viajero. Este le habló del propósito de su viaje:

– Voy a la capital para conocer al gran rabino Mer Cohen.

Al rabino le divertió la coincidencia y quiso indagar más acerca de la opinión que se tenía de él.

– ¿Y por qué le llamas “gran rabino”?¿Qué tiene de especial? Yo creo que sólo es un hombre como los demás.

– ¿Cómo osas ser tan insolente con un sabio sin igual? – exclamó el viajero al tiempo que le propinaba un sonoro bofetón.

Días más tarde, ya en la ciudad, Meir Cohen daba una conferencia en la universidad. Al terminar, aquel viajero del tren se acercó avergonzado a pedirle disculpas. Se había quedado en blanco al comprobar que había abofeteado al mismo héroe al que quiso defender.

– ¡Señor! ¿Qué he hecho? ¡No tengo perdón de Dios!-le dijo.

-No hay que perdonar, puesto que me has enseñado algo vital: la importancia de no hablar mal de nadie, pero sobre todo de uno mismo.

 Referencia: Ser feliz en Alaska. Rafael Santandreu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s