¿Qué es un atracón?


Se define como atracón aquella ingesta de alimentos, en la que la cantidad de comida es elevada, se realiza de forma impulsiva y sentimos una pérdida de control. No podemos controlar la cantidad que comemos o no podemos resistirnos.

La conducta de atracón suele aparecer tras periodos en los que nuestra alimentación ha sido restrictiva, como cuando seguimos una dieta muy severa. También si realizamos ayunos, o utilizándolos como herramienta para manejar un malestar emocional.

¿Cómo diferencio si estoy teniendo un atracón o si estoy teniendo un exceso de ingesta?

Para identificar el atracón, tendremos en cuenta, y valoraremos, algunas características que definen este comportamiento:.

Generalmente los atracones se realizan a escondidas, los alimentos consumidos son de alto contenido calórico y se ingieren a gran velocidad.

El atracón no es picoteo. La ingesta se prolonga como máximo durante dos horas, hasta que la persona ya no puede más.

Suelen estar precedidos de estados de ánimo desagradables o por diversas situaciones displacenteras como pueden ser dificultades interpersonales, malestar difuso, ansiedad, soledad, tristeza, pensamientos negativos, aburrimiento, frustración, rechazo, momentos no estructurados del día, irritabilidad, cansancio, fracaso en la dieta autoimpuesta, ingesta de alcohol o drogas, necesidad de un tipo especifico de alimento.

Con frecuencia se acompaña de un sentimiento de placer simultáneo durante el episodio, seguidos de sentimientos de arrepentimiento, culpa, vergüenza, autodesprecio, tristeza y sensaciones físicas displacenteras como malestar corporal, distención y/o dolor abdominal. Este malestar suele llevarnos a la necesidad de compensar, deseando eliminar lo comido de diferentes formas.

La conducta de atracón no se restringen a un sólo lugar, puede comenzar en un sitio y acabar en otro (por ejemplo, comienza en un restaurante y acaba en casa)

Los alimentos que se ingieren son de fácil disponibilidad, no suelen ser alimentos elaborados debido a la urgencia que sentimos por comer y la necesidad de satisfacción inmediata.

Entre ellos los más comunes suelen ser galletas, pan, bombones, patatas fritas, chocolates, bollos, pastas. Generalmente son alimentos a los que les hemos puesto la etiqueta de prohibidos. Son alimentos que no comemos, que están fuera de una dieta probablemente estricta.

La comida se traga rápidamente sin saborearla, ya que no es un hambre físico generalmente, el que estamos queriendo saciar. No es nuestro objetivo nutrirnos y disfrutar de los sabores y texturas del alimento. Es un comer impulsivo, automático en el que mezclamos todo tipo de alimentos como hidratos de carbono, grasas, salado, dulce, frio, caliente e incluso se llega a comer congelados.

En el caso de que el atracón se compense vomitando, se suelen ingerir alimentos que favorezcan su fácil eliminación durante el vómito. Si no se beben líquidos durante estos episodios, se hará al final para facilitarlo.

En ocasiones el evento se planifica con antelación, intensificándose según el nivel de ansiedad. A mayor ansiedad previa, mayor compulsión, más rapidez y más cantidad de comida se ingiere. Aunque pueden ocurrir a cualquier hora del día, son más frecuentes por la tarde y por la noche.

Los pensamientos negativos que surgen durante el atracón suelen ser de permiso dentro de una emoción de desesperanza: “de perdidos al rio”, “ya que he comenzado, continuo hasta el final”, “no puedo parar”…Estamos sintiendo que no tenemos recursos para manejar nuestra conducta, que es un proceso en el que no “soy capaz”.

Todas estas características definen la conducta de atracón, siendo las más definitorias la forma de ingesta impulsiva de una cantidad de comida objetivamente grande, y la sensación de pérdida de control.

La conducta de atracón puede estar presente en trastornos de la conducta alimentaria como es la bulimia, la anorexia o el trastorno por atracón. Si te encontrarás identificado/a con esta dinámica hacia la comida, te recomiendo que busques un profesional experto en trastornos alimentarios con quien puedas sanar tu relación con la comida y contigo misma/o. Que puedas aprender a manejar tus emociones, a escucharlas, a decidir cómo quieres gestionarlas, utilizando herramientas saludables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s