¿Mejor para mañana?

4 (80%) 1 voto

La procrastinación, o el arte de dejar cosas para más tarde, es un hábito que desarrollamos para enfrentarnos a la ansiedad que nos provoca empezar o completar una tarea que generalmente nos resulta aburrida, compleja o insoportable.

Posponer es por tanto una vía de escape, en la que la persona se ve atrapada en un círculo vicioso:

Imagen2

Ante situaciones que nos resultan incómodas o que nos generan ansiedad, decidimos dejarlas para más adelante. Ejemplo de ello son situaciones sociales como pedir un favor, solicitar un cambio de turno en el trabajo, terminar el proyecto de la carrera, organizar el escritorio, etc.

A corto plazo posponer nos aporta bienestar, alivio, pero a largo plazo, si es un hábito muy frecuente, hará que aparezcan críticas sobre cómo deberíamos de haber actuado, sentimientos de culpa y síntomas de ansiedad y depresión.

Estar en este círculo tampoco nos permitirá disfrutar del tiempo de ocio y descanso, debido a la sensación de tareas pendientes, de estar evitando algo que “deberías hacer”.

Antes de etiquetarnos como vagos o perezosos, es importante saber que cuando aplazamos las cosas pendientes, no es una conducta meramente irracional, si no que habrá que considerar nuestra vulnerabilidad a las críticas, al fracaso o al propio perfeccionismo. En ocasiones, posponer se relaciona con miedos a no estar a la altura, a mostrarnos imperfectos, cometer fallos o miedo al éxito.

Síntomas de alarma de la procrastinación

  • Tener la sensación de que tu día a día es una larga lista de obligaciones que no pueden cumplirse.
  • Ser poco realista con el tiempo que tienes.
  • Tener una conducta indecisa y temer ser criticado por equivocarte.
  • Sentirte insatisfecho, frustrado o deprimido.
  • Observar que la confianza en ti mismo influye en tu productividad.

Si nos identificamos en alguno de estos síntomas o en el círculo antes mencionado, estaremos familiarizados con las consecuencias y el malestar que conlleva esta conducta. Nos ayudará identificar qué es aquello que nos influye negativamente a la hora de realizar una determinada tarea y cómo podemos aumentar nuestra motivación para afrontarla de tal manera que no nos genere malestar.

¿Qué es lo que mantiene la procrastinación?

Si te interesa conocer qué mantiene esta dinámica, puedes leerlo en este enlace.

Soy licenciada en Psicología Clínica desde el año 2006. Cuento con una amplia trayectoria profesional en la práctica de la psicología clínica.

Soy experta en la terapia cognitivo conductual, especialmente en trastornos de ansiedad, estrés y autoestima.

Mi contínua formación me ha llevado al aprendizaje y aplicación de herramientas de diversas orientaciones psicológicas, con las que puedo ayudarte a manejar emociones, creencias y comportamientos, de una forma adaptada a tus necesidades.

2 comentarios sobre “¿Mejor para mañana?

  1. Toda la suerte del mundo en esta nueva e ilusionante aventura. Las personas que te conocemos, te consideramos como un regalo en nuestras vidas. Personalmente me has ayudado tanto tanto, que tu blog o cualquier cosa que tu hagas, es un éxito asegurado.
    Te quiero mucho Jana. ¡Adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *